domingo, 18 de mayo de 2014

Conversación imposible en el museo de Ciencias


No sé por qué
pero miro tus piedras y tus huesos
detrás de este cristal
y te imagino triste.
Y hoy en  el interior de mi cráneo,
tan parecido al tuyo,
me gustaría que nos sentáramos, abrir una cerveza fría
y hablar  de hombre a hombre
hasta la noche.

No te lo vas a creer
pero todo parece indicar que de momento
vamos ganando.

Los mamuts esqueletos bajo tierra
las serpientes cada vez molestan menos
los leopardos, las panteras y los osos
nos evitan las pisadas en el bosque

Los terremotos cada vez más previsibles
hasta las enfermedades han retrocedido
aunque no lo suficiente
para ellas  nunca es suficiente.

Hace mucho que dejamos las cuevas definitivamente a los murciélagos
vivimos en pequeños orificios más cuadrados
sin arañas ni goteras.
Menos frío
Menos hambre
Menos bosque
Más palabra
Más locura
Mismo miedo

Hemos ocupado el mundo con sangre, paciencia y carreteras
lo hemos llenado  de gente como tú, como nosotros.

¿ Te acuerdas de aquel hueso redondo             
que te iluminaba el cielo por la noche?
Ahí sigue,
cuando vuelvo a casa   
lo miro  casi con  tu mismo asombro
aunque no pueda separarlo de la palabra “luna”
ni de tres o cuatro canciones con guitarra
ni de un tipo flotando en traje de aluminio.

No sé si llegaste a distinguir el ruido de la música
pero creo  que inventaste la belleza
la tarde que puliendo flechas
te dio por guardar aquella piedra
tan negra, tan lisa, tan distinta
tú no notaste nada
pero allí  estaban escondidos el Partenón , Rembrandt
la novena de Beethoven,
Shakespeare, Marilyn o Stanley Kubrick.

Por eso  quiero brindar contigo
por tus alas de ambición
y tus garras de pregunta

Gracias por quedarte mirando aquella puesta de sol inútilmente
por el deseo girando en tu pupila
y el orgullo sin nombre de tu especie
gracias por el fuego y el hacha y  la ternura 


Por ponerte de pié  hasta  hacer  que al suelo
le naciera para siempre  el horizonte,
por tu ingeniosa manera de buscarle nuevos
e intrépidos usos a la boca.

Gracias por el llanto y  por la lámpara de aceite
por el grito y su extraña propensión  a la palabra
por complicarte la vida
por el amor, tan animal  y tan extraterrestre.

Por tus terribles ganas de estrangular al tiempo
que también son mías
que también son nuestras.

Y no sé  qué más decir para animarte:
que tu mano en la pared aún se conserva
y  que los bisontes ahí siguen
como recién pintados 

sábado, 10 de mayo de 2014

Llamada internacional



Buenos días
sólo  llamo para deciros  eso
que cuando tengáis un  rato
leáis  nuestros libros de Historia
allí podréis comprobar
que fuimos más Nosotros cuando llegaron  Ellos
y sólo en el extraño espejo de los bárbaros
nos contemplamos pasmosamente griegos.

Que fuimos más romanos porque existió Cartago
y España fue un invento en contra de los otros.
Que los negros fueron hermanos de los negros 
porque los blancos les llenamos de muerte la mirada.
Que escribimos nuestra Historia
con el lápiz torcido de lo ajeno

Os digo que fuimos alemanes para no ser franceses
y europeos para no ser  americanos
y chinos
y escoceses
y australianos
y vascos
y vikingos
y todo es un espejo
enfrente de un espejo.

Escuchadme sólo llamo para deciros eso
que os necesitamos ahora
para ser un poco más humanos
que la cosa se está poniendo peligrosa
en este verde planeta enamorado
¡y que vengáis pronto¡
estimados  y desconocidos
extraterrestres.

jueves, 1 de mayo de 2014

Folleto turístico con un geranio


Si estos días anda usted  pensando en un lugar para perderse
nuestro  maravilloso Universo  le recomienda………..La Nada
en la Nada encontrará todo tipo de ausencias y de blancos
podrá contemplar desde nuestros infinitos ventanales
una  preciosa vista del vacío.
Quedará completamente maravillado
por la negación absoluta de bosques  playas  y praderas
disfrutará extasiado de una fenomenal puesta de sol sin sol
y de todas las comodidades que en definitiva implica la no existencia

En este  amplio y cómodo lugar hacia el que usted se dirige a toda velocidad
 (pasajero del cuerpo en que se ducha),
en este viejo país absolutista 
los hombres y las mujeres no se aman
ni fugaz  ni eterna ni  desesperadamente.  .
pero tampoco se odian
miremos  también el lado bueno:
No hay guerras
ni enfermedades terribles
la sangre,  el miedo,  la injusticia
 son reducidas como por arte de magia  
al brillo inmaculado de su ausencia.

La calles de la nada están siempre limpias
relucientes
la contaminación bajo mínimos
la gente no sale de sus  trabajos cansada
y no va  a tomar cervezas imposibles
a ese  bar que nunca jamás existe
Los museos están vacíos de cuadros sin pintura 
en las tiendas de ropa ni siquiera se vende la completa desnudez
y en los conciertos suena   por unos extraños  altavoces
a todo volumen el último silencio.

Querido lector
mire por la ventana que tenga más a mano
si el panorama que usted ve hoy desde el negro
diminuto de sus ojos
le resulta poco alentador
piense en el transparente abismo que supone
la falta total de panorama

Y ahora por favor abrace
a su compañero de existencia más cercano
aunque sea ese geranio
y repita conmigo:
qué bien que estamos vivos.



Juventud



Sólo dos mandarinas de toda la cesta estaban dulces

el resto insípidas amargas o terriblemente ácidas

y sin embargo volvería a comerme

todas y cada una de las mondas.